jueves, 23 de septiembre de 2010

Desarrollo Local y sus Actores Sociales

Se emplea la expresión actor social para hacer referencia a “cualquier conjunto social que comparte intereses y/o racionalidades en consonancia con algún problema, cuestión, situación o circunstancia y, por ello, posee un determinado grado de ‘preocupación por el resultado de la acción’. Así pues, en la realización de las acciones y actividades que se pretendan llevar a cabo, convive una pluralidad de actores sociales, cuyos intereses y distintas racionalidades pueden llegar a producir desencuentros y conflictos” (1)

El proceso de desarrollo local comprende un conjunto de acciones, funciones y responsabilidades, en las que interactúan los siguientes tipos de actores en sus diversas expresiones:
-Actores del sector público: miembros del gobierno local, regional o nacional y de las instituciones del Estado que tienen, entre otros, el objetivo de llevar a cabo programas en función de políticas regionales, nacionales o locales de desarrollo.

-Actores del sector privado: son aquellos que se centran en el desarrollo de una actividad productiva con fines de lucro y que se relacionan con otras organizaciones o individuos en función de esta actividad.

-Actores de la economía social: aquellas organizaciones sociales (entre ellas las cooperativas y mutuales) territoriales o funcionales, que representan los intereses e inquietudes de la ciudadanía y se relacionan con diversos actores del sector público y privado en función de necesidades e intereses sociales específicos.
-Actores del mundo académico: son aquellas personas pertenecientes a entidades científicas, literarias, artísticas, y al mundo universitario que, gracias a su trayectoria, se constituyen en actores claves a la hora de construir confianzas, por ejemplo validando información o asesorando la toma de decisiones.
(1) Aguilar y Ander-Egg, Diagnóstico social. Conceptos y metodología. Grupo Editorial Lumen, Buenos Aires, pág. 86. 
¿CÓMO SE DESARROLLAN LAS RELACIONES ENTRE LOS DISTINTOS ACTORES?

Habitualmente, la forma en que se desarrollan las relaciones entre los distintos actores sociales se caracteriza por la búsqueda de obtener su propio beneficio, sin una visión de cooperación entre los distintos actores con que interactúan.

Los organismos del sector privado se relacionan con la comunidad en función de la relación servicio-cliente o en la relación empleador-empleado o, en el mejor de los casos, como donantes-beneficiarios.

Lo mismo ocurre, a la inversa, en las relaciones generadas desde la ciudadanía, y ambos tipos de actores interactúan con el sector público en aquellas relaciones llamadas “institucionales”, en términos de gestionar beneficios sociales, en el caso de la comunidad, o para obtener la información y habilitaciones necesarias para el funcionamiento de una determinada actividad, en el caso de las empresas.

El mundo académico a menudo se relaciona con el sector empresarial como cliente, aunque también puede asumir el rol de asesor de la comunidad.

Las relaciones a favor del desarrollo de un territorio, deberían dejar de ser desde la de dependencia, descrédito y competencia, hacia relaciones más complejas, equitativas y constructivas, inspiradas en la colaboración mutua.

¿POR QUÉ SE INVOLUCRAN LOS ACTORES EN UN PROYECTO DE DESARROLLO LOCAL?

La intervención de los distintos actores de un territorio en el desarrollo local, da cuenta de motivaciones particulares de cada uno de ellos en función de su rol:

a) El sector público, busca insertar programas de política pública, potenciando los recursos humanos y financieros disponibles, así como a la sustentabilidad en el tiempo de las acciones. Puede aportar liderazgo, convocatoria, conocimiento e información de los asuntos locales, vínculos con otros actores, recursos humanos financieros, infraestructura, entre otros.

b) El sector privado puede involucrarse por razones económicas de gobernabilidad o culturales. Algunos pueden sentarse a la mesa con los actores considerados relevantes por convicción personal de sus ejecutivos, o porque se recibe un mandato desde la casa matriz, o por imposición del mercado o porque se percibe a la comunidad como un potencial obstáculo para obtener permisos gubernamentales. En general, concurren a los proyectos aportando recursos, conocimientos y contactos.

c) Las comunidades participan a través de sus integrantes y dirigentes de las organizaciones del tercer sector, con intereses como el de resolver problemas puntuales o aspectos que influyen en su calidad de vida, hacer valer sus opiniones y preferencias en decisiones locales que las afectarán, o aprovechar nuevas oportunidades de desarrollo. Aportan su trabajo en los proyectos y, a veces, también recursos financieros o materiales, así como su conocimiento directo de las realidades que se abordan.

d) Los centros académicos suelen interesarse en estos procesos como una forma de establecer un “cable a tierra” en sus líneas de investigación, así como una fuente de financiamiento bajo la forma de asesorías y generación de conocimiento.


    Comuniquese con nosotros a: Carta.Desarrollo.Local

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada